Mick Ebeling, creador de Not Impossible Labs, con la ayuda de Intel y Precipart, viajó a Sudán para ayudar a Daniel Omar, uno de los 50.000 amputados en la guerra de Sudán. El objetivo era crearle una prótesis con la que pudiera llevar una vida normal y lo consiguió a través de impresoras 3D y resina plástica. Gracias a esto, Daniel pudo comer solo después de dos años.¡La innovación puede cambiar la vida de muchas personas!

Share This

Inscríbete a nuestra lista de correo

Inscríbete a nuestra lista de correo para recibir más información sobre la Asociación y sus actividades.

Ya estás inscrito/a :)